Y tú…. ¿Qué quieres ser de mayor?

el mensajero - Lewis Hine

Resumen del espacio de radio "Los lunes al sol" emitido en la cadena Onda Vasca el 12-01-2015 dentro del espacio "La tarde en Euskadi" dirigido por Begoña Beristain.

La búsqueda de empleo ha de ser vista como una situación de cambio a mejor, como una oportunidad de encontrar ese trabajo que siempre hemos deseado y para lo que realmente valemos. Nuestro elemento en el que nos desenvolvemos como pez en el agua.

Pero para conseguirlo, nuestro primer paso ha de ser necesariamente saber qué es lo que realmente nos gusta. Para identificarlo es necesario que dediquemos un tiempo a responder a preguntas como:

  • ¿Con qué disfruto?
  • ¿Qué hago mejor?
  • ¿Qué es realmente importante para mi?

Pongamos el ejemplo de un administrativo que se pasa ocho horas al día delante de una pantalla de ordenador, pero cuando llega el fin de semana sale al monte, a la naturaleza, se dedica a reparar una pequeña caseta que tiene con unos aperos y cuida de sus perros… Ahí es donde mejor se encuentra, y quizás podría ser un excelente guarda forestal….

objetivo-laboral

Lo que ocurre es que tenemos un trabajo estable, unas rutinas a las que nos aferramos y nos dejamos llevar por el día a día sin pensar que quizás estaríamos mejor en otro tipo de trabajo. Pero de repente la empresa cierra y nos vemos de golpe y porrazo fuera de nuestra zona confort, nos encontramos desubicados y no sabemos dónde dirigir nuestros pasos. Necesitamos encontrar un empleo, pero no cualquier empleo en primera instancia.

Conocer nuestro objetivo profesional nos centra y nos orienta en el proceso de búsqueda de empleo, a la vez que nos facilita comunicar más claramente aquello que estamos buscando.

Si sabemos lo que realmente nos gusta y tenemos bien definido nuestro objetivo profesional, lo único que tenemos que hacer es ponernos a caminar para conseguirlo. Atrevernos a soñar. Este planteamiento se explica muy bien en el video que os pongo a continuación.

Hay que tener en cuenta que la determinación de nuestro objetivo laboral ha de ser específico, realista, y alcanzable. Un objetivo alineado con nuestros intereses y capacidades pero también con la realidad del mercado en el que nos movemos. Podemos saber y nos puede gustar mucho trabajar con delfines en un acuarium, pero si vivimos en Guadalajara tenemos muchas menos oportunidades que si estamos dispuestos a irnos a vivir al Caribe.

Pero ¿qué pasa si no encontramos ese empleo soñado en un tiempo determinado…?

Entonces hay que pasar al PLAN B.

Este plan consiste en encontrar un empleo, lo más próximo laboralmente a nuestro trabajo ideal. Un trabajo que vamos a considerar como puente hacia nuestro verdadero objetivo profesional, ese trabajo en el que somos capaces de visualizar que estamos desempeñando dentro de dos o tres años.Y vamos a comprometernos a dedicar, por lo menos 5 minutos al día a alcanzar el trabajo soñado.

Me lo contáis dentro de un par de años 😉

Dejar un comentario