Tenemos que vernos más

la culpa

Si tuviera que identificar ese factor que se repite cada dia en mi trabajo como coach con personas, si hay un elemento común en la mayoría de las personas con las que trabajo y me relaciono, diría que es ese deseo, ese anhelo intimo de disponer de más tiempo para estar con las personas que quieres.

Sin embargo, el poco tiempo del que disponemos lo dedicamos a resolver obligaciones, muchas veces autoimpuestas. Nos aferramos a ellas como si fueran una tabla de salvacion en nuestra lucha contra la incertidumbre y, poco a poco, nos vamos forjando unas rutinas, hábitos, de los que nos cuesta salir, una cárcel en la que nosotros mismos nos convertimos en nuestros peores carceleros.

Nos quedamos sentados, impotentes en nuestra rutina, en nuestra zona de confort esperando a que alguien o algo nos abra la puerta, siendo plenamente conscientes de que perdemos mucho tiempo en cosas que realmemente no nos hacen felices.

Lo confieso, no me gusta nada la publicidad… (y eso que mi pareja se dedica esta profesión), pero despues de ver este spot de Ruavieja, he sentido cómo se relaciona no mi trabajo, sino con lo que siento…. ¡Qué tienen estos anuncios de navidad que nos pellizcan el alma!

Tiempo de Navidad y de nuevos propósitos, tiempo para parar y para reflexionar en qué hemos gastado o invertido los 365 días anteriores. Tiempo de renacer con nuevos propositos. Tiempo para regalarnos una nueva vida que nos haga más auténticos, más humanos y más felices.

Este es mi proposíto para el 2020: Estaré allí dónde quiero estar y con quien quiero estar, porque quiero estar con vosotras y vosotros,  no sólo en la consulta, sino fuera de ella, disfrutando de la gente a la que quiero….

Despues de ver este video… ¿cuál es vuestro propósito para el año que viene?

En serio, tenemos que vernos más… ¿No os parece?

 

Dejar un comentario