Facilitando el Cambio

Esos “Vacios Laborales” en el CV

Un día te ves obligado/a a tomar la durísima decisión de dejar tu trabajo para cuidar de tu madre, que ya no se las puede apañar sola. No cuentas con suficientes medios económicos como para pagar una residencia o a una enfermera privada; o quizás tu hijo, tu mujer o tu marido te necesitan a tiempo completo. Los motivos pueden ser tan variados….

Te has apartado durante unos años del entorno laboral y eso genera un vacío en tu CV. No es raro, a muchas madres les ha pasado… les está pasando

Quizás, el sector en el que te desempeñaste durante los primeros años no ofrecía la estabilidad profesional que necesitabas y aunque lo que buscabas era un contrato indefinido, nunca llegabas más allá de los 6 meses. La legislación estaba fomentándolo

Te llevó tiempo encontrar ese trabajo en el que, por fin pudiste desarrollarte profesionalmente. Cambiabas de uno a otro con la esperanza de conseguir algo más alineado contigo, con tus competencias y con tus valores, personales y profesionales.

Lograste estabilidad durante un tiempo y de hecho duraste muchos años en una empresa, pero, al salir de ella, te diste de cabeza con un entorno profesional hostil en el que te acosaban laboralmente así que tuviste que encadenar varios trabajos con situaciones similares. Pero no quisiste echar raíces porque te respetabas lo suficiente.

¿Te suena? ¿Te parece extraño lo que te estoy contando?, ¿verdad?

Existen, tantas historias similares como personas, y nada ni nadie puede asegurarnos que un día nosotros no estaremos viviendo alguna. De echo, a mi me está pasando.

Sería genial y un gran avance, que en los procesos de selección los “vacíos temporales” o los períodos cortos en empresas, no se interpretaran como falta de compromiso, falta de ganas de trabajar, inestabilidad o que se utilizaran para presuponer y etiquetar a las personas descartándolas prejuzgando estas situaciones durante el cribado curricular.

También puede haber mucho talento y ganas de trabajar en personas que están pasando por estas situaciones, es algo que veo día a día, todos los días, dentro del desarrollo de mis sesiones de orientación laboral. Hay que dar la oportunidad de conocerlos en persona, o mejor, de conocer a la persona, conocer las circunstancias, su aptitud y su actitud y como se enfrenta a estas situaciones. Para hacer una correcta evaluación, definitivamente hemos de conocer a la persona.

 

Deja un comentario