El desempleo no para de crecer

Orientacion laboral en Bilbao, País Vasco

El número de parados en el tercer trimestre de 2020 es de  355.000 personas (10,54%) y se sitúa en un escenario global de 3.722.900 lo que no está tan lejano en el tiempo. El paro afecta a todos los sectores, a todas las posiciones, a todas las provincias:

Encuesta de Poblacion Activa- tercer trimestre 2020

La pandemia nos ha demostrado que ya no valen las mismas recetas de empleo de siempre, y menos para buscar un nuevo trabajo si te acabas de quedar sin él o si accedes por primera vez. La tasa de paro se sitúa en el 16,26%, ha crecido casi 3 puntos en dos trimestres,… y seguirá creciendo

El pasado ya no es, ni va a ser, lo que era.

Deseamos una vuelta a la normalidad pero esa vuelta al pasado, ya no va a ser posible, porque el pasado ya no es lo que era, ni lo va a volver a ser. El modelo de crecimiento precovid basado en sectores como el Turismo y la Industria será prácticamente imposible, tanto por las previsibles restricciones a la movilidad, cómo por la tan digitalización y el desarrollo de modelos de energías renovables vinculada a los Objetivos de Desarrollo sostenible propovidos 8y exigidos) desde la UE.

El futuro del trabajo se escribe con máquinas y personas, pero necesita un Talento extremo, no repetitivo y diferencial. Frente a la perfección de un algoritmo, para reinventarnos, es necesario utilizar la creatividad en un escenario digital.

La reinvención profesional tiene dos reglas claras:

Por un lado, la situación de salida y por el otro el punto de destino. Afectan variables como la edad, el género y otras circunstanciales como la demanda en un mercado altamente variable.

LA SITUACIÓN DE PARTIDA DE LA REINVENCIÓN PROFESIONAL

Los cambios de trabajo pueden ser voluntarios o forzados. Pero vamos a centrarnos en estos últimos, los despidos, los que, inesperados o no, siempre duelen.

Partimos de la idea de que a nadie le gustan los cambios, (y sin embargo, aunque parezca una paradoja, el cambio es lo único inmutable en esta vida) por eso, es importante ser consciente cuanto antes, que el mundo del trabajo se ha abierto ante nuestros pies, y que, si no hacemos nada para prepararnos, será difícil salir de la situación de desempleo.

Hay un ejercicio muy sencillo que nos indica si nuestro puesto, las funciones que desarrollamos, tienen demanda en el mercado de trabajo. Busca ofertas de trabajo con el título de tu puesto actual. “técnico de selección”, “contable”, “administrativo”, “coach”, “experto en comercio electrónico”, “responsable de ciberseguridad”, “cajero”, “director de hotel” …si el resultado de la búsqueda es positivo, el cambio será más o menos fácil. Aquí entrarán en juego variables como la edad: si eres joven y no tienes experiencia o si eres mayor y tienes demasiada experiencia para el puesto. Otra variable como el género puede condicionar el destino por la tradición, sectores como logística, transporte y construcción, de alta demanda actualmente o el sector sanitario.

Si desarrollamos unas funciones que no tienen demanda o se van a automatizar, es bueno seguir algunas indicaciones que nos van a facilitar llegar al punto de destino:

1.- Define una adecuada estrategia de búsqueda:

El primer paso, no es formarse, sino observar. Es un gran error pensar que sólo con una formación vamos a obtener un nuevo trabajo. Lo primero que tenemos que saber es qué posiciones demanda el trabajo del futuro y qué sectores son los que están generando empleo a corto y medio plazo. A partir de ahí, será necesario adquirir los conocimientos y competencias más adecuadas que nos permitan cambiar de trabajo con facilidad

2.- Se atractivx.

El segundo paso, tampoco es formarse, sino Trans-formarse. El hábito del aprendizaje, ha de ser constante y dirigido hacia la empleabilidad. Nos formamos, no solo para tener una línea más en nuestra en nuestro currículo, sino para ser profesionales dotados de Empleabilidad Sostenible, es decir, tener los conocimientos y competencias que nos harán más atractivos en un incierto mercado de trabajo.

3.- Desarrolla tu propia marca personal.

El tercer paso es vender todo lo que sabemos hacer y para eso, no solo te hace falta ser experto en redes sociales, que también, sino saber contar la historia del valor que aportas y porqué eres tan diferencial. No vas a destacar si eres analítico, si saber gestionar bien equipos, si tienes liderazgo. Te van a buscar por ser diferente a lo que millones de candidatos como tu ponen en el currículo o en su perfil de LinkedIn (en mi caso, la búsqueda de un “Coach” arroja 6.030.000 resultados…). Saber contar en 1 minuto porqué somos el candidato para un puestorequiere estrategia, perseverancia y sobre todo, mucha práctica.

Y llegamos al punto de destino, el más importante, porque es tu trabajo del futuro, no el lejano, el que todavía no es pero va a ser y solo va a depender de tu esfuerzo con una orientación adecuada. 

¿Hablamos?

Deja un comentario