Con el coaching no se juega

coachig o psicologia

Soy Psicóloga…. Pero también soy Coach certificada.

Desde hace varios años que vengo trabajando con el Coaching, palabra que se ha puesto de moda.

Hoy todo el mundo es Coach: personal, de equipos, nutricional, coach para la gestión del éxito, coach artísticos, … y así podríamos seguir nombrando tipos de coach hasta el infinito.

Cuando una persona viene a mi consulta se encuentra con muchas dudas sobre si lo que necesita es realmente un proceso de coaching; de hecho, muchos vienen tras haber pasado por otros procesos que no les han dado el resultado esperado.

El coaching además incorpora dos elementos que lo hacen especialmente confuso. Por un lado, se trata de una disciplina relativamente nueva sobre la que no hay un conocimiento ni una regulación de su actividad específica. (Cualquier persona que haya realizado un cursillo de cinco horas, impartido por otra persona que ha realizado un curso similar, se autodenomina a sí mismo como coach), por otro, como hemos dicho anteriormente, hay una sobreabundancia de disciplinas en las que se alude al término “Coach” sumado a que hasta en los programas televisivos de entretenimiento también es habitual ver Coach.

La pregunta es, ¿qué diferencias hay entre la psicología y el coaching?

Como decía al principio, soy psicóloga, pero también coach, y desde esta posición voy a intentar aclarar las diferencias entre una y otra disciplina;

De entrada, hemos de partir de la base de que la Psicología es una Ciencia y el Coaching es una metodología para el desarrollo personal, que se basa en gran medida en diferentes corrientes de la Psicología. Por lo tanto, el Coaching es una herramienta más dentro de la psicología.

Es por esto que, cuando un/a Coach tiene una sólida formación en Psicología, garantiza el buen funcionamiento de un proceso de coaching. Un profesional del coaching no cambia las estructuras psicológicas de la persona, sino que identifica los recursos que tiene su cliente para facilitar su éxito sin acudir a elementos de terapia.

El/la Coach debe conseguir que en la vida de la persona haya coherencia, que no se aleje de sus valores y que sus relaciones sean satisfactorias, combinando planes realistas actuales con planes de futuro. Debe hacer que asuma compromisos consigo mismo y con los demás y realizar un acompañamiento en paralelo durante todo el proceso de superación de sus limitaciones, analizando la situación y diseñando un plan de acción.

Si, definitivamente, el coaching puede tener efectos terapéuticos pero el coach ha de conytar con una sólida formación en psicología para distinguir cuándo se utiliza la herramienta del coaching o la terapia porque traspasar la barrera de la patología es relativamente fácil, y esto puede acarrear serias consecuencias para las personas.

Si el profesional del coaching detecta un problema de salud, hay que informar al coachee para que inicie un proceso de terapia como paso previo a realizar un proceso de Coaching, para una vez resuelto, valorar la posibilidad de trabajar con las herramientas que nos proporciona el coaching.

En psicología y en coaching trabajamos con personas y hemos de ser extremadamente rigurosos a la hora de trabajar con nuestros clientes, porque con el coaching no se juega, pero, sobre todo, con lo que no podemos jugar es con las personas.

Dejar un comentario